viernes, 24 de mayo de 2013

Los días de después



Pasamos de la mano frente a la vieja biblioteca
De la que se desprendían ladrillos y hollín
 Entramos al patio de árboles serenos
Nos sentamos a la dulce sombra de las glorietas
Los pájaros repiqueteaban
Y dentro del búnker se escuchaba un tenue hilo
De canciones de baile
Nos pusimos a tono, y empecé a lamer uno de tus piercings
Nos revolcamos, oliendo a pasto                    
Ta sostuve, te alcé, te vi un segundo sobre mí, sonriente, y detrás el cielo
La canción había cambiado
Te ayudé a levantarte, te sacudí guijarros de la espalda
Seguimos el camino herboso, en silencio
Buscando un sucio lavabo en el que poder echar una cabezadita.

1 comentario:

  1. Echar una cabezadita en un sucio lavaba suena terriblemente encantador.

    ResponderEliminar

Licencia Creative Commons
El Yugo Eléctrico de Alicia se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.